La composición química hace que los tomates sean una verdura muy saludable, por lo que merece la pena incluirlos en la dieta de un perro en pequeñas cantidades. Podemos dar a los perros tomates rojos muy maduros, así como salsa de tomate, siempre que no contengan especias.

Beneficios

Los tomates son bajos en calorías. 100 gramos contienen menos de 20 kcal y también se caracterizan por un bajo contenido en hidratos de carbono y grasas, así como por una gran cantidad de agua, lo que las convierte en una excelente verdura para el calor, favorece la hidratación del organismo del perro y no lo agobia.

El tomate es una hortaliza que se presenta en decenas de variedades diferentes y es muy popular en distintos países del mundo. Uno de los factores que determina esto es la relativa facilidad de cultivo y los bajos precios en temporada. Además del sabor y la amplia gama de aplicaciones.

También cabe mencionar la presencia de los elementos: sodio, fósforo, potasio, calcio, hierro, magnesio, zinc y otros. El licopeno también tiene un efecto beneficioso, que se considera uno de los antioxidantes más fuertes y, por lo tanto, retrasa el proceso de envejecimiento del cuerpo.

¿Cómo servir tomates a un perro?

Algunos perros sienten una necesidad incomprensible de comerse las verduras enteras. Resulta que, si bien los tomates son muy saludables y tienen un efecto positivo en el cuerpo humano, contienen varias sustancias que pueden resultar peligrosas y dañinas para el cuerpo del perro.

Alimento Gourmet Organic Holistic

Pienso Holistic para perros (tomates incluidos)

VER PRODUCTO AQUÍ

Estos incluyen, entre otros, dos compuestos del grupo de glicoalcaloides: tomatina y solanina. Se encuentran en los tomates verdes y en todas las partes verdes, es decir, en los tallos y las hojas. Cabe mencionar que estas sustancias, especialmente la solanina, son tóxicas en grandes cantidades.

Por lo tanto, a los perros se les pueden dar tomates muy rojos y maduros, y las partes verdes siempre deben eliminarse; de esta manera no deben ocurrir síntomas molestos.

Si, por el contrario, el perro ingiere un tomate verde o la parte verde del mismo, pueden aparecer síntomas de intoxicación, como vómitos y diarrea, además de somnolencia, pérdida de coordinación y letargo, latidos cardíacos lentos y pupilas dilatadas.

Aunque la intoxicación por tomate en la mayoría de los casos no es fatal (todo depende, por supuesto, de la edad, el peso del perro y su estado de salud, así como de la cantidad ingerida, después de notar tales síntomas, debes llevar a tu perro de inmediato al veterinario.

¿Pueden los tomates ser saludables para un perro?

Los tomates maduros contienen antioxidantes naturales, como la vitamina C, que combaten los radicales libres en el organismo del perro. Esto es especialmente beneficioso para los perros mayores, ya que ayuda a retrasar la aparición de los síntomas de la vejez y ayuda a estabilizar su metabolismo.

También contienen vitaminas A y B, que actúan sobre el sistema inmunitario y pueden ayudar a prevenir algunas enfermedades comunes en estos animales. Esto lo convierte en un excelente aliado para la salud de los ojos y la piel del perro.

Gracias a su alto contenido en fibra, incide positivamente en el proceso digestivo del perro, favoreciendo su tránsito intestinal y ayudando a evitar el estreñimiento. Por último, destacamos que también ofrece un excelente aporte de agua, evitando la deshidratación y la aparición de problemas urinarios.

El consumo de este tipo de alimentos, ricos en líquidos, tiene un efecto diurético y depurativo en el organismo del perro, lo ayuda a eliminar toxinas y favorece la actividad renal.

Conclusión

Los tomates en pequeña cantidad, con precaución, pueden complementar la dieta. Son ricos en nutrientes y contienen fibra que apoya el proceso digestivo, como mencionamos anteriormente.

Además, vitaminas A y C, buenas para los ojos y la piel. También son una fuente de minerales como el ácido fólico y el potasio, que tienen un efecto positivo en los músculos y una presión arterial adecuada.