Espinacas: buenas para ti, buenas para tu mascota… ¿verdad? Como cualquier verdura, es importante tener en cuenta todos los aspectos de cómo afectará a su perro.

Los perros, naturalmente, son carnívoros, por lo que, aunque no necesiten verduras en su dieta, pueden utilizarse como complemento de una dieta basada en la carne.

¿Pueden los perros comer espinacas?

Sí, los perros pueden comer espinacas. Debido a sus propiedades nutritivas, las espinacas pueden ser un complemento saludable para la dieta de un perro.

GEVITGEGART

Pienso de verduras cocidas para perros (incluidas espinacas)

👉 VER PRODUCTO AQUÍ 👈

Recuerde: todos los perros reaccionan de forma diferente a cada alimento. Si decide alimentar a su perro con espinacas, es probable que un perro más grande pueda disfrutar con seguridad de más cantidad en su dieta que un perro más pequeño.

Beneficios de la alimentación con espinacas en perros

Los perros pueden beneficiarse de comer una pequeña cantidad de espinacas cada día. A continuación se indican las vitaminas y los minerales que aportan las espinacas y su papel en la mejora de la salud general de su perro.

Vitamina C y E: Estos potentes antioxidantes refuerzan el sistema inmunitario de su perro, reducen la inflamación y protegen el cerebro de los efectos cognitivos del envejecimiento.

Vitamina A: El betacaroteno y la vitamina A son antioxidantes que también favorecen la visión de su perro.

Folato: También llamado vitamina B9, el folato es importante para la producción de glóbulos rojos y el crecimiento celular saludable.

Vitamina K: Esta vitamina es esencial para la capacidad de coagulación de la sangre.

Minerales: Las espinacas contienen los micro minerales como el potasio, magnesio, manganeso, cobre y hierro. Los microminerales contribuyen a la estructura del esqueleto, el equilibrio de los fluidos, la función celular, el sistema nervioso y la contracción muscular de su perro.

Fibras solubles: Son componentes de la fibra de la planta que se disuelven en el agua, convirtiéndose en una sustancia gelatinosa. Este gel reduce el colesterol malo y los azúcares en sangre de su perro y alimenta las bacterias buenas de su intestino.

He aquí un resumen de las fibras solubles que contienen las espinacas:

  • Nitratos: Las espinacas contienen altos niveles de nitratos que promueven la salud del corazón.
  • Kaempferol: Disminuye el riesgo de cáncer y enfermedades crónicas.
  • Quercetina: Reduce el riesgo de infecciones e inflamaciones. Las espinacas son una de las fuentes más ricas en esta fibra soluble.
  • Clorofila: Da a las espinacas su intenso color verde. También limpia las células del cuerpo, combate las infecciones y refuerza el sistema inmunitario.
  • Zeaxantina y luteína: Protegen los ojos contra la oxidación y los daños causados por la luz solar. También mejoran la capacidad de su perro para ver los contrastes entre la luz y la oscuridad.

Fibra insoluble: Es la fibra que facilita la digestión. No se disuelve en el agua y no es digerible. Al permanecer intacta, puede ayudar a mover los residuos a través del tracto digestivo.

Aumenta el volumen de las heces para evitar el estreñimiento y mantiene sano el sistema digestivo de su perro. La fibra también contribuye a la pérdida de peso al mantener a su perro saciado durante más tiempo.

Antioxidantes: Evitan la oxidación en las células de su perro. Los antioxidantes reducen la inflamación, refuerzan el sistema inmunitario y previenen los efectos cognitivos del envejecimiento.

Se cree que servir a su cachorro un poco de espinacas de vez en cuando puede ayudarle a prevenir el cáncer y los problemas inflamatorios y cardiovasculares. También tiene el potencial de aumentar los niveles de energía y la inmunidad.

¿Cómo alimentar a mi perro con espinacas?

Ahora que sabemos que la espinaca es buena para los perros, la pregunta es; ¿Cómo se la preparamos correctamente? Las formas más comunes de servírselas a su perro son:

  • Crudas: Pueden ser difíciles de digerir para su perro. Córtela en trozos del tamaño de un bocado para que no suponga un peligro de asfixia.
  • Hervidas: Hervir las espinacas las hace más suaves y fáciles de digerir, pero se pierden muchos de sus nutrientes.
  • Al vapor: Esta es la mejor manera de servir esta verdura de hoja verde a su perro. Es lo suficientemente blanda como para evitar cualquier riesgo de asfixia, y los nutrientes siguen estando presentes en la planta.