Hay personas que tienden a confundir el vómito con la regurgitación de los perros, pero la realidad es que no son la misma cosa. En este blog te vamos a explicar la diferencia entre vómito y regurgitación canina. Además, te vamos a indicar qué puedes hacer si tu perro regurgita y cómo lo puedes alimentar.

¿Qué diferencia hay entre vómito y regurgitación en un perro? ¿Cuál es su causa? ¿Cómo alimento a mi perro si regurgita o vomita? Si sigues leyendo descubrirás la respuesta a estas preguntas.

¿Qué diferencia hay entre vómito y regurgitación en un perro?

Una regurgitación es la acción que hace el organismo de tu perro para expulsar comida que se encuentra en su esófago. Es decir, cuando tu perro regurgite verás que el contenido que expulse es menos líquido que cuando vomita, llegando a haber incluso trozos de comida enteros. Tampoco tiene ácido, ya que ese contenido no ha pasado por su estómago.

En cambio, cuando tu perro vomita, ha expulsado comida de su estómago, por lo que se sentirá peor y su cuerpo habrá ejercido más fuerza. El vómito tendrá un olor más fuerte a causa del ácido estomacal y se verá más líquido.

¿Cuál es la causa de que mi perro regurgite?

Puede haber muchas causas, pero las más comunes son que tu perro haya tragado trozos muy grandes de comida, que coma muy rápido o que haya comido demasiado. En este caso, muy común en cachorros, no te preocupes: La solución es dividir su comida en más tomas diarias, es decir, aumentar su número de comidas para que no tengan demasiada hambre y se coman más despacio.

Otra opción es que se haya tragado un cuerpo extraño, como un juguete o un hueso. Si es así vigila que lo expulse todo correctamente o acude al veterinario.

También puede ser que tu perro tenga una enfermedad si lo ves regurgitar o vomitar muy a menudo. Puede tener megaesófago o anomalías en los vasos sanguíneos. 

El megaesófago consiste en que tu perro tiene una dilatación generalizada del esófago. Suele ser un síndrome grave que por supuesto, debe ser tratado por un veterinario.

Las anomalías de los vasos sanguíneos suelen ser congénitas. Los vasos sanguíneos pueden impedir la expansión del esófago y pueden hacer que este se dilate, al igual que ocurre con el síndrome del megaesófago.

¿Cómo alimento a mi perro si regurgita o vomita?

Esto va a depender de la causa del vómito o la regurgitación. Si no estás seguro de cuál es lo mejor es que lleves al perro a su veterinario para que pueda ser diagnosticado.

Si tu perro es un cachorro puedes probar a darle papilla para cachorros. De ese modo, la regurgitación se reducirá.

También puedes probar a darle a tu perro adulto o cachorro comida húmeda, paté de pollo o de pavo, e incluso un poco de arroz. Es decir, una dieta blanda que pueda digerir mucho mejor.

En Organic Hunde, tenemos piensos y comida para perros que se puede humedecer fácilmente. También ofrecemos piensos naturales completos a base de pollo, ideal para estómagos delicados. Pruébalos, seguro que a tu perro le encantará.

Organic holistic - Aves Camperas con cordero y Bayas de goji

Pienso natural para perros

VER PRODUCTO AQUÍ

Otros consejos alimenticios para perros con megaesófago

Cuida de que tu can no se beba todo el agua de golpe. Mejor facilítale varias dosis pequeñas de agua a lo largo del día. Lo mismo debes hacer con la comida, ya que debes evitar que su esófago se llene por completo.

Mantén a tu perro con la cabeza elevada mientras lo alimentas y también hasta 10 o 15 minutos después de que haya ingerido los alimentos de su comida.