Los arándanos para perros son definitivamente una buena opción si se suministran adecuadamente. Los arándanos son una gran fruta pequeña que podrías agregar a la dieta de tu perro. Pero, ¿pueden estos animales comer arándanos? Estas frutas son un cofre del tesoro lleno de antioxidantes y tienen muchos beneficios que descubriremos a continuación.

¿Los arándanos son buenos para los perros?

A esta pregunta responderemos que sí, gracias a la excelente cantidad de antioxidantes que contienen, los arándanos para perros son una gran opción. El hecho es que pueden ser digeridos y asimilados por el perro.

Pero entonces, te preguntas, ¿por qué se pueden ver enteros en las heces de los perros? Porque los arándanos que encontramos en el mercado son un 90% cultivados y de gran tamaño, incluso 5 veces más que los arándanos silvestres, y porque se dan enteros y crudos.

pienso Organic HypoSen Sensitive

Pienso natural para perros (con arándanos)

VER PRODUCTO AQUÍ

Incluso los grandes y crecidos se pueden digerir, triturándolos o preparando un guiso simple, para agregar a una comida o merienda. Si también quieres algún dato científico, te contamos que, en algunas investigaciones realizadas en Estados Unidos, en el Parque Nacional Voyageurs, se han encontrado muchas veces arándanos como parte de la dieta de los lobos que viven en el parque.

Las propiedades antioxidantes de los arándanos

Los arándanos para perros tienen una fuerte actividad antioxidante, gracias a los polifenoles, sustancias que actúan como antioxidantes muy potentes. También son ricos en vitaminas A, C, E y K y muchos microminerales. En particular, las antocianinas son el polifenol más potente de los arándanos, actúan como protectores del cerebro y del sistema nervioso.

El cerebro es un órgano rico en grasas que utiliza mucho oxígeno para funcionar, por lo que tiene un mayor riesgo de oxidación y producción de radicales libres. No solo el cerebro, sino muchos otros órganos y partes del cuerpo del perro pueden sufrir estrés oxidativo.

Dos estudios muestran cómo los arándanos para perros son una buena idea: una investigación italiana en 2017 mostró una fuerte reducción del estrés oxidativo en perros utilizados en programas de servicios asistidos. Los arándanos se habían incorporado a los alimentos secos comerciales (croquetas).

El segundo estudio, realizado en Alaska en 2006, observó una buena disminución del estrés oxidativo en perros de trineo, que habían recibido arándanos en su dieta.

Cómo cocinar arándanos para perros

Los arándanos también se pueden ofrecer crudos o triturados con un tenedor (para romper la piel, que es particularmente difícil de digerir). Sin embargo, te aconsejamos que, para cocinarlos, los coloques en una cacerola con un poco de agua, que apenas toque la superficie de los arándanos.

Cuécelas a fuego lento y cuando veas que empiezan a desmoronarse, apaga el fuego. Luego mézclalos y déjalos enfriar. Puedes agregarlos a un simple snack o usarlos para alguna otra receta que contenga arándanos.

¿Cuáles son los riesgos de los arándanos para perros?

Como hemos visto, los arándanos para perros tienen muchas ventajas para nuestras mascotas, útiles desde diferentes puntos de vista. Pero pueden tener algunos inconvenientes a tener en cuenta. Veamos juntos cuáles:

  • Los snacks están disponibles, pero con moderación: como dijimos, los arándanos son ideales para picar o como recompensa cuando entrenas a tu perro después de un ejercicio adecuado. Pero ojo con la dosis: no te excedas en la cantidad, es una fruta rica en fibra.
  • Ojo con lo que compras: es la fruta perfecta para la nutrición canina, gracias a los diversos beneficios que puede aportar. Pero tenga cuidado con los arándanos comprados en la tienda, ya que pueden tratarse con sustancias dañinas para los perros (aunque no para los humanos). Además, vigila los azucares añadidos.
  • Cuidado con el perro voraz: ¿Te gusta cuidar el jardín y producir tus propios arándanos? Definitivamente no tendrá ningún problema con la calidad y la autenticidad de la fruta. Pero vigila el apetito de tu perro. Cuando se trata de comida sin vigilancia, su perro puede comérselos solos y causarle indigestión.