El aceite de girasol para perros lo podemos ver en piensos y productos caninos.

Sabemos que es uno de los alimentos más beneficiosos para los seres humanos por su alto contenido en ácidos grasos Omega 6, siempre y cuando no se someta a altas temperaturas. Es un ingrediente muy común en nuestros platos y recetas caseras.

Entonces, ¿el aceite de girasol es bueno para los perros? ¿El aceite de girasol provoca obesidad? ¿Qué beneficios aporta al organismo de mi perro? ¿Cuándo resulta dañino para ellos? Sigue leyendo y encontrarás todas las respuestas.

¿El aceite de girasol para perros es bueno?

Sí, el aceite de girasol para perros ayuda con sus procesos hormonales y fortalece el cuero cabelludo y el pelaje de tu mascota. Tan solo has de asegurarte de usarlo correctamente y de darle la cantidad adecuada. De otra forma, podría causarle algún problema de salud, como obesidad.

¿El aceite de girasol provoca obesidad?

Si no controlas la cantidad que le das a tu perro, sí. El aceite de girasol, aunque sea beneficioso para su salud, aporta muchas calorías. Es por ello que lo mejor a la hora de dárselo es comprar un pienso que lo contenga como ingrediente o consultar a tu veterinario sobre la ración ideal según la raza y el peso de tu perro.

Organic weissfiss

Pienso natural para perros

VER PRODUCTO AQUÍ

Es por ello que no debes de compartir tu comida o darle las sobras a tu perro. Mejor prepárale su propia comida o cómprale un pienso completo y de calidad.

¿Qué beneficios aporta al organismo de mi perro?

Es rico en vitamina E y ácidos linoleicos, lo cual va a beneficiar a su salud cutánea y reproductiva. Su pelaje también va a verse beneficiado, quedando brillante y suave si lo consume con moderación. Es perfecto para perros ancianos o que sufran de caída de pelo o enfermedades cutáneas.

También es bueno para sus células, ya que el ácido linoleico es un compuesto de las membranas o paredes celulares, fortaleciéndolas.

¿Cuándo resulta dañino para ellos?

Cuando ha sido sometido a altas temperaturas.

Puede ser por la forma de elaboración en las fábricas, así que ni siquiera puedes darle una cucharada de tu aceite de girasol al perro. Lo ideal, si vas a dárselo, es que sea un aceite de girasol prensado en frío. Esto suele ser así cuando se trata de un complemento alimenticio para perros o de un pienso, pero lo mejor es que te asegures siempre de su procedencia.

En caso contrario se formarían grasas trans, algo nada recomendable, puesto que provoca obesidad, un exceso de colesterol y triglicéridos e incluso puede causar enfermedades como el cáncer.

Si le das fritos a tu perro el efecto es el mismo, así que nada de fritos ni de aceite de girasol prensado en caliente.

Conclusión

  • Si tu veterinario se lo ha recomendado o lo has visto como ingrediente en algún pienso has de saber que no es tóxico ni dañino siempre y cuando lo uses con responsabilidad y siguiendo los consejos del veterinario al pie de la letra.
  • Ahora bien, en perros que ya son obesos, mejor busca una alternativa. En cambio, es un aceite ideal para perros con problemas en la piel o en el pelaje.
  • No lo uses en recetas caseras para perros a no ser que estés muy segura de la dosis que le estás dando a tu perro. Si no es así, mejor opta por un pienso.
  • Asegúrate de que el aceite de girasol ha sido prensado en frío y no a altas temperaturas en la fábrica.
  • No des fritos a tus perros nunca ni compartas tu sobras con ellos.